Descripción del duelo

Varios eventos de la vida pueden causar dolor en diversos grados. Algunos de estos son:

  • Poner fin a una relación.

  • Perder un trabajo.

  • Enfermedad o trastorno (que le afecta a usted o a alguien que le importa).

  • Asalto.

  • Accidente.

  • Un evento doloroso o traumático.

 

Las personas en duelo pueden experimentar llanto, cambios en el sueño, cambios en el apetito, desconexión de las tareas de la vida, de los amigos, de las relaciones, de la familia y el trabajo; pueden mostrar ira y pueden sentirse culpables, solitarios, deprimidos, vacíos y tristes. Pueden sentirse anesteciados o indefensos y creer que las cosas nunca se sentirán diferentes o mejores. Pueden experimentar momentos de felicidad o alegría en medio del dolor. Estas experiencias son una respuesta normal al dolor en los días y semanas posteriores a una pérdida.

 

El duelo es un camino natural que requiere tiempo y trabajo para recorrer. La pena no es "de una talla que sirve a todos" y es normal que las personas se aflijan de diferentes maneras. No hay una forma "correcta" de llorar. La pérdida de un hijo, un cónyuge, un padre joven, un compañero de vida o un mejor amigo generalmente se siente más profundo que la pérdida de relaciones y conocidos más distantes. Estas relaciones están más profundamente entrelazadas en nuestro sentido del yo. Es completamente normal "desvanecerse" si estas relaciones se pierden.

 

Las siguientes experiencias son parte normal del duelo:

 

Impacto o negación. Es normal que una persona en duelo olvide que un ser querido se ha ido, hasta que un recuerdo sorpresa trae de vuelta la dolorosa realidad. Una persona afligida puede sentirse insensible o aturdida y puede experimentar frecuentes cambios emocionales, de remordimiento, culpa, tristeza y arrepentimiento. Estas emociones pueden ir acompañadas de profunda tristeza, llanto, sollozos o completa quietud.

 

  • es normal durante el duelo y puede incluir una pérdida de apetito, cambios en los patrones de sueño o falta de sueño, hiperventilación, dificultades para respirar o tragar, sudoración, náuseas y también vómitos.

 

  • Las emociones pueden variar de la impotencia hasta la ira. Una persona también puede experimentar un mayor afecto, que es solo una forma técnica de hablar sobre un aumento de sentimientos y la expresión emocional. La reacción normal de una persona a un evento puede ser "desproporcionada" cuando la persona está de duelo.

 

  • La depresión, la confusión, la fatiga profunda, la ansiedad, la falta de objetivos, la pérdida de propósito y la inquietud pueden acompañar a la desorganización. Una persona en luto puede perder interés en actividades normales y conexiones sociales que "se sienten bien". La persona puede experimentar un aumento de la soledad. Las personas que no tienen muchos amigos o que tienen amigos que no saben cómo apoyarlos durante un período de duelo, o que tienen familiares que viven lejos, pueden sentirse abandonados. Las personas mayores que sobreviven a sus cónyuges y amigos pueden sufrir más porque están solos y afligidos.

 

  • Después de un período de tiempo, las personas en duelo pueden estar "probando" su nueva identidad. Pueden experimentar períodos de energía, pueden hacer nuevos amigos o reconectarse con viejos amigos, y pueden desarrollar nuevos intereses o pasatiempos.

 

Siguiente: Tipos de duelo