Más información sobre cómo ayudar a los adolescentes

  • La mejor forma de ayudar a los adolescentes que sufren un duelo o dolor por una pérdida es brindar seguridad relevante, validación, no juicio, apoyo paciente, mente abierta y escuchar mucho. Valida sus sentimientos, incluso si no estás de acuerdo.

  • Permite un diálogo abierto sobre la religión y la filosofía. Nútrelos dejando que busquen sus propias respuestas; si es apropiado, admite que todavía, también tú, estás tratando de responder algunas preguntas, o contáctalos con líderes de fe de confianza.

  • Si la familia está involucrada en la planificación del funeral, compárteles qué es lo que se espera del servicio, dependiendo del tipo de funeral. Si es posible, inclúyelos en la planificación. Permíteles participar, o no.

  • A medida que los adolescentes se adaptan a la pérdida, pueden explorar un nuevo papel en la vida. Ten en cuenta si su papel es de adolescente o el de un adulto. La responsabilidad es saludable siempre que sea apropiada para la edad y la etapa del adolescente.

  • Fomenta los sistemas de apoyo social adicionales (familia, amigos y/o comunidad).

  • Consulta con otros adultos envueltos en la vida de los jóvenes: otros padres, maestros, consejeros escolares, entrenadores.

  • Prepárate para emociones recurrentes en respuesta a situaciones de éxitos y rituales como cumpleaños, graduaciones, bodas y el nacimiento de niños.

  • Fíjate en lo que sucede en la vida de tu adolescente, incluso mientras te sobrepones de tu propio duelo. Recuerda que está bien pedir ayuda a un amigo de confianza, a una línea directa de crisis o a un profesional.